miércoles, 12 de junio de 2013

SUGERENCIAS PARA LA ADMINISTRACIÓN DE ENZIMAS PANCREÁTICAS

¿CUÁL ES LA FORMA DE TOMAR LAS ENZIMAS?
  • Lactantes <6 meses: abrir la cápsula y mezclar los gránulos con una cantidad pequeña de leche materna, fórmula infantil o agua.
  • Niños >6 meses y <3 años: abrir la cápsula y mezclar los gránulos con una cantidad pequeña de comida ligeramente ácida como: compota o puré de manzana o zumo de frutas (naranja) o agua.
  • Niños >3 años (o capaces de tragar cápsulas): deben tragarse enteras, sin machacar, triturar ni masticar.
 
¿CÚANDO SE HAN DE TOMAR LAS ENZIMAS?
 
Aunque no hay consenso universal respecto a cuál es el momento óptimo de tomar las enzimas, la indicación general suele ser inmediatamente antes de comer.
Existen personas con FQ en las que el control de la esteatorrea es difícil aunque haya una buena adherencia al tratamiento enzimático. En estas situaciones, es preciso descartar otras causas de esteatorrea (que ocurren a veces y que pueden ser responsables de dicha situación) como el sobrecrecimiento bacteriano o la hipersecreción ácida gástrica .

Cuando está claro que la esteatorrea está en relación con la insuficiencia pancreática, puede ser útil hacer la prueba de modificar la hora de la ingesta de enzimas, adelantándola entre 10 a 15 minutos antes de comer (algunos trabajos han demostrado que una misma persona con FQ, puede aprovechar mejor la misma cantidad de enzimas en función del momento en que las ingiera).
 
La dosis de enzimas de cada ingesta guarda relación con la cantidad de grasa ingerida en cada comida... y el momento de la ingesta de las enzimas, guarda relación con el tiempo que se demora en comer.
 
De este modo, si son pocas enzimas o no hay demora en comer: se puede administrar toda la dosis 15´ antes o inmediatamente antes de comer...
 
 
 
Si son muchas enzimas o come muy despacio: administrar 1/3 de la dosis para esa comida, 15´ antes o inmediatamente antes de comer, 1/3 durante la comida (ej. entre el primer y segundo plato) y 1/3 al final.
 
 
 
10 PUNTOS MUY IMPORTANTES
 
1. Las enzimas no tienen sabor.
 
2. Administrar los gránulos mezclados con agua, leche o el alimento elegido con una cucharita. Nunca usar el biberón para los mezclar ni administrar las enzimas.
 
3. Algunos bebés pueden sacar los gránulos de la boca. Si esto ocurre, empujarlos con una cuchara dentro de la boca del bebé, hasta que la dosis completa haya sido dada. COMPROBAR QUE LOS GRÁNULOS NO SE QUEDAN EN LA BOCA YA QUE PODRÍAN DAÑARLA.
 
4. Puede llevar un tiempo que el niño aprenda a tragar los gránulos por su textura. Una idea puede ser practicar con pastillas de chocolate de colores (tipo mini M&M`s® o similares).
 
5. En caso de olvido de una toma: no tome doble dosis para compensar la dosis olvidada, esperar a la siguiente comida y tomar la dosis habitual. En caso de vómito: si es al principio de la comida y se ven los gránulos/cápsula: volver a dar la mitad de la dosis de esa comida. Si han pasado 20 minutos: no dar más enzimas.
 
6. Llevar una cierta cantidad de enzimas para las comidas que pueda hacer fuera de casa.
 
7. Asegurar una hidratación adecuada para evitar el estreñimiento y reponer las pérdidas.
 
8. Algunos factores que pueden reducir la eficacia de las enzimas:
  • Enzimas caducadas
  • Almacenamiento inadecuado (alta exposición al calor o al frío-nevera) durante periodos de tiempo prolongados 
  • Exposición prolongada a alimentos alcalinos
  • Masticar o machacar las cápsulas o microesferas
  • Tomar las enzimas después de las comidas
 
9. Alimentos que no necesitan enzimas:
  • Zumos de frutas y frutas (excepto aguacate)
  • Polos de hielo
  • Te o café
 
10. Signos que podrían indicar que la dosis de enzimas necesitaría ser aumentada o ajustada:
  • Pobre ganancia de peso a pesar de buen apetito
  • Deposiciones frecuentes, abundantes y malolientes
  • Distensión, dolor abdominal
  • Moco o grasa en las heces
  • Flatulencias excesivas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada